Ciudadanía Italiana por vía judicial

La alternativa para quienes no consiguen turno

Este proceso legal permite a los solicitantes obtener la doble nacionalidad, evitando la actual dificultad de conseguir un turno online para iniciar el trámite consular. Requisitos y pasos a seguir.

La adquisición de la ciudadanía italiana mediante la vía judicial implica la validación de la descendencia a través de un juicio que debe ser llevado a cabo por un abogado que represente a los interesados con vínculos familiares con ciudadanos italianos. Esto ofrece a los solicitantes la oportunidad de acceder a la doble nacionalidad sin la necesidad de obtener un turno online y sin recurrir a intermediarios para el trámite consular.

Una ventaja clave de este método alternativo de los tribunales italianos es que los solicitantes no necesitan estar en Italia durante el proceso, a diferencia de la opción administrativa.

¿Quiénes pueden solicitar la ciudadanía italiana a través de la vía judicial?

  • El hijo o hija de la primera mujer en la línea de descendencia nacida antes del 1 de enero de 1948 puede utilizar este mecanismo judicial para adquirir la ciudadanía italiana.
  • Cabe destacar que los primogénitos de aquellos que obtengan la nacionalidad por línea materna, si no fueron incluidos en el juicio en curso, no podrán gestionarla burocráticamente posteriormente, y tendrán que enfrentar un nuevo proceso legal. Por lo tanto, se recomienda incluir a todos los familiares relevantes antes de iniciar el proceso.
  • Este recurso permite incluir a toda la línea de sucesión y acepta «saltos generacionales».

Requisitos para obtener la ciudadanía italiana a través de la vía judicial:

  • Un poder firmado por los solicitantes de la ciudadanía italiana en favor del abogado que actuará en el juicio en Italia, preparado y enviado por el representante legal a los solicitantes para su firma.
  • Una carpeta con todos los documentos que demuestren la relación de los solicitantes con sus familiares italianos.

Etapas de la vía judicial:

Etapa 1: Presentación y revisión de documentos

El abogado seleccionado presenta la carpeta y el poder firmado por los solicitantes de la ciudadanía italiana. Se asigna un número de protocolo para realizar un seguimiento del procedimiento. Luego, se espera la asignación del juez que revisará la documentación, lo cual puede demorar entre dos semanas y 10 meses. Posteriormente, se obtiene un turno para la certificación de los documentos y la sentencia de reconocimiento, que puede tardar de 8 a 18 meses. Si la sentencia es positiva, se aprueba la ordenanza dentro de los 60 días posteriores a la última audiencia y los solicitantes son oficialmente considerados ciudadanos italianos.

Etapa 2: Ratificación de la decisión

Después de que se emite la resolución y pasan los 60 días mencionados anteriormente, se debe esperar 6 meses para que la decisión se vuelva firme. El abogado notificará el fallo al Ministerio del Interior y al Ministerio Público de Italia.

Etapa 3: Transcripción de actas

Una vez que la autorización ha sido aprobada, se requiere la transcripción de la misma y de las actas correspondientes de quienes ahora son oficialmente ciudadanos italianos (nacimiento y matrimonio si aplica). Esto debe realizarse en la comuna o localidad italiana donde nació el último miembro de tu árbol genealógico. Las autoridades del municipio notificarán automáticamente al consulado correspondiente sobre el reconocimiento de la ciudadanía italiana a los solicitantes.